¿Dejas que sea el otro quien te convenza de tu punto de vista, o le cuentas rollos?

El médico de la residencia de la tercera edad les explicaba a las atentas abuelitas la importancia de cuidar la salud. Para que visualizaran mejor la idea recogió del jardín de la residencia cuatro lombrices. Luego metió cada una de ellas en cuatro frascos distintos. En el primer frasco vertió vodka, en el segundo frasco metió humo de un cigarrillo y en el tercero chocolate. El cuarto frasco simplemente lo rellenó con tierra del jardín.

De esta manera quiso así hacer referencia a los problemas de salud que provocan el alcohol, el tabaco y el azúcar.

Cuando terminó su discurso, vació el contenido de cada uno de los frascos para demostrar que todas las lombrices habían muerto, salvo la del frasco que contenía solamente tierra.

“¿Qué aprendemos de esta historia?”, preguntó a sus atentas ancianas.

Rápida como un rayo, la anciana más avispada contestó:

“Está claro. ¡Beber, fumar y comer chocolate es lo más indicado para no tener lombrices!”.

Cuando estás vendiedno, ¡no importa lo persuasivo que sea para ti tu argumento si el otro ve las cosas de manera distinta! Cada uno de nosotros percibe la realidad desde su punto de vista, desde su propia  experiencia. Convencer es ayudar a la otra persona a que toma una acción de su libre elección. Convencer es auyudar al otro a que te convenza él a ti de tu punto de vista.

¿Tu forma de ver las cosas es la lógica?, ¿la correcta?, ¿la verdadera?  La persuasión eficaz parte de comprender que el otro puede pensar de manera distinta.

 

Alejandro Hernández es el autor del best seller Negociar es fácil, si sabe cómo, el libro de negociación más vendido de un autor español, y del libro Negociación para Dummies.

Apúntate a mi taller de negociación abierto.

©Training Providers LLC  |  Alejandro Hernández Seijo  |  www.formacionejecutivos.com

Noticias Recomendadas
0